Figurella News

Volver a Figurella News

Salud

El verano ya llegó. Y si te encuentra un poco desprevenida, te vamos a dar algunas recomendaciones para que puedas cuidarte y aprovechar a pleno de esta nueva temporada.

Con esta ayuda memoria, no vas a dejar nada librado a la suerte. Seguí los tips que te proponemos divididos en tres grandes pilares y… ¡a cuidarse y disfrutar!:

1. Salud del cuerpo:

- Tu piel: usá protector solar SIEMPRE, aunque sólo salgas a la calle (mínimo protección 30, ponerlo 20 minutos antes de salir y reponer cada dos horas). Controlá tus lunares con un dermatólogo (anualmente) y no te expongas al sol entre las 11 y las 16.

- Hidratate: tomá agua, más de lo normal, para evitar los golpes de calor, especialmente, si estamos en la calle o al aire libre. Si corrés y hacés deporte, más aún. No hay que esperar a tener sed (ya es una señal de que te estás deshidratando);

- Comé saludable: aumentá las porciones de fruta y verduras crudas, evitá lo calórico. Ayuda a alivianar nuestra figura y a hidratarnos.

2. Lo estético:

- Tu cabello: si vas a exponerlo al cloro o al mar te recomendamos productos especiales, cremas o post solares para que no se deshidrate y reseque. También, para cuidar el color.

- Caminá: es importante que camines para mantener activo tu cuerpo y hagas ejercicio, no retengas líquido y puedas estar en movimiento. Te recomendamos que lo hagas bien temprano en la mañana o luego de que caiga el sol, así no te exponés a altas temperaturas.

- Tu piel: en verano tenemos mucha más piel expuesta (al sol, a altas temperaturas y al aire acondicionado). Además de cuidarla del sol como te dijimos al principio, es importante que la hidrates (hay hidratantes que tienen protector solar) con cremas, lociones o mouse. Exfoliá también tu piel, así sacás todas células muertas. De esta manera te vas a ver radiante y saludable.

3. Planificación del año:

- Cerrá: pensá en todo lo que hiciste y no hiciste en este año que pasó. Es importante que seas consciente de los logros y también de lo que no funcionó.

- Abrí: anotá todo lo que te gustaría que te pase en el año que llega, tanto a nivel personal como laboral. Podés hacer dos listas bien diferenciadas. Cuanto más claro y detallado, mejor. Objetivos y sueños.

- Planificá: agendá tus momentos más importantes, fechas claves. Pensá con anticipación qué pretendés para cada uno de ellos.